jueves, 22 de abril de 2021

Campanadas por la humanidad. Nuevas referencias

 









EL REPIQUE SERÁ ARTE UNIVERSAL

CAMPANADAS POR LA HUMANIDAD 

Es un medio ancestral de comunicación. El Ministerio de Cultura ha presentado a la Unesco la candidatura para que el toque manual de campanas sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El informe oficial incluye quince localidades leonesas donde pervive esta tradición y la destacada asociación de campaneros de Villavante.
Villavante hizo sonar sus campanas en marzo, al igual que decenas de pueblos, en contra de la despoblación. MARCIANO PÉREZ

El Gobierno ha dado la campanada. Quiere preservar el ‘sonido’ de los campanarios. Una propuesta ‘humilde’ que se ha abierto camino en los últimos tres años. El 21 de abril del año pasado, a las doce del mediodía, 40 campanarios leoneses se apuntaron a la iniciativa de Hispania Nostra para reivindicar que el toque manual sea Patrimonio Inmaterial de la Unesco. En León ya había localidades como Villavante que llevaban años repicando para salvar esta tradición. Finalmente, ayer el Ministerio de Cultura presentaba oficialmente la candidatura española a la Unesco.



sábado, 10 de abril de 2021

Pobladura de la Sierra (Maragtería / La Somoza, León) Difusión de toques tradicionales

 


Transmitir el lenguaje de las campanas

Pobladura de la Sierra comenzó hace unos años a trabajar en la difusión de los toques característicos de este pueblo de la Maragatería

https://www.astorgadigital.com/transmitir-lenguaje-campanas/246941/?fbclid=IwAR1Q-G6XaISrUaOrdoZxKrGaRC7rFLemXZZAuknkmFyEwaQrxw8GbBx8SBM


Guillermo Panizo transmite su conocimiento del lenguaje de las campanas en Pobladura de la Sierra en uno de los cursos organizados por la Asociación Cultural Hijos del Duerna. / DA


Con apenas diez años, Guillermo Panizo aprendió a tocar las campanas de su pueblo. Ahora está a punto de cumplir 70 años y ha comenzado a transmitir su sabiduría. Cuando Guillermo era un niño era habitual que las campanas de Pobladura de la Sierra repicasen durante todo el día anunciando las novedades y las noticias de este pueblo, el último de la Maragatería, en las faldas del monte Teleno. “Era muy habitual escuchar las campanas a mediodía llamando al rezo del Ángelus y por la tarde a Oración”, recuerda Panizo. La tradición del repique de campanas se ha ido perdiendo con el paso del tiempo y con la llegada de nuevas formas de comunicación.

Antaño, las campanas de los pueblos servían para avisar cuando se producía un incendio, cuando se avistaba una tormenta en el horizonte, e incluso cuando salía el ganado del pueblo. Las campanas que hoy en día coronan la iglesia parroquial han acompañado a los habitantes de la localidad desde el siglo XIX. La más pequeña de las campanas tiene inscrita la fecha de 1818 y la grande data de 1890. “El sonido de las campanas de Pobladura es inigualable”, apunta Javier Panizo, presidente de la junta vecinal. “Cuando yo era pequeño había mucha gente que tocaba las campanas. El Día de Todos los Santos se tocaban las campanas todo el día. Aprendí viéndolos tocar, el movimiento de los brazos, tenía buen oído y se me quedó. Cuando marché a estudiar fuera no tuve tantas posibilidades de seguir practicando, pero se me quedaron grabados los toques de campanas”, rememora Guillermo Panizo.

Guillermo Panizo enseña los toques de campana que recuerda de su juventud en Pobladura de la Sierra. / DA


La gente que vivía en los pueblos conocía perfectamente para qué servía cada uno de los toques de campanas, servían como vehículo de comunicación entre los vecinos. “Cuando empezamos, dábamos campanazos a diestro y siniestro (risas), tocábamos un poco cada uno a mediodía y por la noche. Cuando llegaba el Día de Todos los Santos, estábamos todo el día colgados de las campanas, nadie decía nada, no había queja de ningún tipo, lo que indica que era una costumbre ancestral a la que la gente estaba acostumbrada. Recuerdo que alguna vez nos echaron del campanario por ser muy pesados porque todos queríamos tocar, alguno se escapaba por el tejado para que no le pillasen. En la escuela, que era mixta en aquélla época, asistíamos a clase unos 26 o 27 alumnos, y los chicos queríamos participar de esos toques de campanas, así que nos fijábamos en lo que hacían los alumnos mayores, los que ya no estaban en la escuela. Creo que el cerebro recuerda esos momentos de la infancia, te dice que era algo bueno y por eso se me han quedado”, evoca Guillermo.

No dejar morir el patrimonio cultural

Varias asociaciones culturales comenzaron en 2018 un proyecto para dar mayor visibilidad al toque manual de campanas en todo el mundo y España ha iniciado los trámites para que el Toque Manual de Campanas sea declarado por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. En el año 2019 ya se consiguió un primer objetivo y fue la declaración por parte del Consejo de Ministros como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, figura de reconocimiento y protección a nivel nacional.

En Pobladura de la Sierra han comenzado su propio proyecto para transmitir esta sabiduría ancestral. “En 2017 se creó la Asociación Cultural Hijos del Duerna, con el objetivo de recuperar las tradiciones de Pobladura, su cultura y su patrimonio, así como para dar un poco de vida socio cultural al pueblo. En una lluvia de ideas durante una reunión de la junta directiva, de la que yo formaba parte, nos acordamos que, cuando éramos pequeños, las campanas tocaban por las tardes en el pueblo. Sabíamos que Guillermo conocía los diferentes toques, puesto que se encargaba de las campanas en las fiestas, así que le propusimos la idea de hacer unos cursos y que nos enseñase los toques”, recuerda Javier Panizo, actualmente presidente de la junta vecinal de Pobladura.

Curso en Pobladura de la Sierra para aprender los repiques de campanas. / DA

En el verano de 2018 se organizó por primera vez un curso que ofrecía la posibilidad de aprender los diferentes toques manuales de campana de Pobladura de la Sierra. Guillermo Panizo fue su profesor y, aunque reconoce que es necesaria la práctica, asegura que hubo varios alumnos “muy prometedores” que con un poco más de práctica, podrían llegar a coger su propio relevo. “La mayoría hemos vivido estas tradiciones sin estar presentes todo el tiempo, porque somos hijos de inmigrantes que se fueron a la ciudad. Queríamos aprender a tocar cuando hay fuego, porque puede seguir utilizándose. Quizá no tanto cuando tiene que salir el ganado o para dónde tiene que ir, pero sí son interesantes algunos toques de campanas y que lo reconozcan, no solo quienes ya lo conocen, sino también sus hijos y los que van viniendo. Aprender a tocar las campanas es mucho más difícil de lo que parece”, cuenta entre risas Luis M. Fernández Viñambres, uno de los alumnos que asistieron a las clases de Panizo.

Cuestión de práctica

El primer año que se celebró este curso en Pobladura, fueron muchos los que se apuntaron para aprender las tradiciones, fue un proyecto que interesó sobremanera a los habitantes de esta localidad. Tiene mucha más técnica de lo que parece, nos cuentan y es necesario subir a practicar para que no se pierda. Por este motivo, la Asociación Cultural y la junta vecinal han creado un vídeo en Youtube en el que Guillermo explica y toca los diferentes repiques con los que Pobladura de la Sierra anunciaba los eventos más relevantes que sucedían en el pueblo. Así, aunque Guillermo, que vive en Gijón desde hace 35 años donde fue profesor de idiomas en el IES Doña Jimena de la ciudad asturiana, no pueda enseñarles todos los días, ellos pueden recuperar esos conocimientos y practicar.


“Es complicado si no lo haces de manera habitual, conocer la cadencia de las campanas. Fue una bonita experiencia porque nos juntamos varias generaciones y sirve como vehículo para transmitir esta tradición cultural, uno de los objetivos de la Asociación Cultural Hijos del Duerna en Pobladura. Con este proyecto y con la asociación hemos conseguido que el pueblo se mantenga unido, que se mantenga el sentimiento de pertenencia al pueblo”, explica Fernández.

La intención, señala Javier Panizo es mantener estos cursos. El pasado 2020, debido a la pandemia, no se pudieron celebrar las sesiones con don Guillermo y las campanas, sin embargo, tanto la junta vecinal como la Asociación quieren mantener esta tradición y que no enmudezcan las campanas centenarias de Pobladura de la Sierra.



viernes, 15 de enero de 2021

Protagonismo habitual del repique de campana en una fiesta de la montaña leonesa: Cofiñal

 

Fiesta de San Adriano, Cofiñal (León, España) septiembre 2017


Video gentileza youtube

Fiesta, probablemente en algún momento, trasladada desde su día de celebración en el gélido mes de enero, en este pueblo de alta montaña por razones obvias climatológicas y de presencia de hijos del pueblo para participar en la misma. 

lunes, 21 de diciembre de 2020

Objetos de metal suspendidos, en funciones de campana: Piornedo de la Mediana ("Los Argüellos", Provincia de León, España)




La singular ‘campana’ de la iglesia de Piornedo, el tope y una rueda del tren. | MAURICIO PEÑA

El pueblo donde a concejo toca el tren (que no tienen)
Fulgencio Fernández | 20/12/2020  

LA HISTORIA DE LA SEMANA 

La iglesia de Piornedo (de La Mediana) debe ser de las pocas de la provincia que no tiene campana, lo que no quiere decir que sus vecinos se hayan quedado sin su ‘lenguaje’ para las diversas convocatorias, desde las misas a concejo u otras tradiciones, pues un tope del tren, una rueda y un trozo de vía hacen sus funciones. "Nos convoca el tren, y eso que no lo tenemos", bromean

Si llegas a Piornedo un día de celebración a la que se congregue a toque de campana te extrañará el sonido de la que en este pueblo de Los Argüellos tienen; aunque su lenguaje es el mismo que el de todas las campanas y los toques también son los habituales para llamar a concejo, a fuego, a muerto o a misa mayor, que se celebra allí el día de la Virgen de agosto.

- Suena rara esta campana.

- Es que aquí nos congrega el tren.
- Pero si no lo tenéis.
- Pues más mérito.

No le falta razón ‘al gallego’, que fue presidente del pueblo muchos años, pues la iglesia realmente no tiene campanas y en su lugar han colocado en una de las paredes un trozo de raíl del que cuelga una rueda y en un hueco de la pared espera un tope del tren, que golpeándolo contra la rueda hace las veces de campana y congrega a los vecinos ¿Quién fue el autor del invento? «Cualquiera, la gente de antes sabían hacer de todo».

Fueron numerosas las campanas de iglesias de la provincia que se convirtieron en daños colaterales de la guerra incivil. Muchas fueron recuperadas, otras repuestas y algunas dejaron su hueco en el campanario. En Piornedo «ya nos hemos hecho a no tener campana y es una peculiaridad de este pueblo» que, como tantos de la comarca, se está quedando vacío. Son muchos los días de invierno en los que sólo queda un vecino, por lo que «si tocan la campana sé que es un gamberro... porque no la estoy tocando yo».

Nada puede extrañar donde te convoca el tren. Y no tienen tren.

miércoles, 12 de agosto de 2020

Presentación del libro 'Campanas en la comarca del Río Pirón - Turégano' (Segovia)

 


Presentación del libro 'Campanas en la comarca del Río Pirón - Turégano' (Segovia) 

de Víctor Sanz con intervención de José Luis Alonso Ponga



lunes, 3 de agosto de 2020

Encuentro Villabante 2020 suspendido por Covid

Comarcas

Las campanas vuelven a sonar en Villavante con un tañido diferente

La Asociación y la Escuela de Campaneros confían en que el próximo año puedan volver a celebrar este evento.


La Asociación y la Escuela de Campaneros ha querido realizar un gesto para recordar el tradicional Encuentro de Campaneros suspendido por la pandemia



Leonoticias

Como cada primer domingo de agosto, las campanas de Villavante han vuelto a sonar. En esta ocasión lo hacían de una forma diferente. En torno a ellas no había cientos de personas como así viene siendo desde el año 1986 en que comenzó a celebrarse el tradicional Encuentro de Campaneros, que este año habría hecho su XXXIV edición. A causa de la pandemia, y siguiendo las recomendaciones sanitarias de la Junta de Castilla y León, la Asociación Cultural y Deportiva «Guays», organizadora de este evento, decía cancelar este año tal celebración.
Sin embargo, a las 12.30 horas el tañido de las campanas ha inundado esta localidad leonesa en forma de homenaje a todos los profesionales y voluntarios que están aportando su esfuerzo para que la pandemia de la Covid-19 finalice ya. Los repiques también han estado dedicados, de una forma especial, a todas las personas que han fallecido por este motivo, algunos de ellos campaneros que participaban en este encuentro en ediciones pasadas.