domingo, 15 de julio de 2018

TEXTO EN GUÍA CUATRO VALLES





4. Toques de campanas Cobijadas en torres y espadañas de iglesias, santuarios, monasterios y ermitas, las campanas extienden por todos los rincones el sonido avisador de los oficios religiosos. Pero en otro tiempo, el toque de las que poseían las iglesias implicaba una función comunitaria mucho más amplia y determinante, pues a los de alba, Ángelus, misa, Ánimas, Rosario, novenas, catequesis, viáticos, funerales, exequias, misas de cabo de año, bodas, nacimientos y bautizos, se sumaban aquellos otros de carácter social que también regularon la vida de los pueblos en lo cotidiano y en lo excepcional. La importancia de las campanas fue tan relevante, que resultó necesario instituir el oficio de campanero. No obstante, a falta de éste, el sacristán, los monaguillos o los propios vecinos se encargaban de hacer los toques, mientras que el día de la fiesta grande era asunto de los mozos. Según fuese el diseño del yugo que hacía posible su instalación, hay campanas fijas y móviles. Las primeras se hacen sonar únicamente a “badajo”, es decir, accionándolas con una cuerda o cadena. Cada golpe constituye lo que se llama una badallada. También pueden tocarse por medio de un veloz y diestro “repique”. Las móviles, al poder girarlas 360º sobre su eje, permiten tocarlas a “volteo”, esto es, “echándolas al vuelo”, para lo que hace falta fuerza por parte de los mozos, que eran y son los encargados de hacerlas girar, impulsándolas desde la melena del armazón del yugo. En el caso de no poder “voltearlas”, se bandean, esto es, moverlas en un ángulo no superior a 90º. Cuando no hay badajo, los toques se efectúan mediante golpeo exterior, para el que los tañedores con frecuencia emplean Campanero. Cubillas de Arbas 14 una piedra. No obstante, si cada campana tiene su sonido, cada campanero tiene su “mano”, sobre todo a la hora de “repicar”, al igual que cada pueblo, posee sus propios “toques”. En cuanto a los toques de índole concejil, uno de los más peculiares fue el de “nube” o “nublo”, con el objeto de conjurar y ahuyentar las tormentas, empleándose una conocida regla nemotécnica que marcaba el ritmo y que era como sigue: “Tente nube / tente tú / que más puede / Dios que tú”. En algunos pueblos de Omaña la campana se ponía boca arriba después de hacer este toque, amparándose en la creencia de sus poderes casi mágicos, reforzados por la sacralidad del instrumento y por la protección que suponía haber sido bendecida bajo alguna santa advocación, especialmente la de Santa Bárbara. También en la comarca omañesa se tocaban con un fin previsor, de modo que los primeros viernes desde marzo a mayo se hacían sonar antes del amanecer. En Ferreras y Morriondo las Ordenanzas establecían que desde el primero de marzo hasta el día de Nuestra Señora de Septiembre, cada vecino estaba obligado a “tocar a truena” antes de que saliese el sol, con el objeto de proteger las cosechas. Si los toques religiosos y de difuntos han permanecido en mayor número de casos, aquellos que obedecían a la función social que determinaban los Concejos, se han ido diluyendo en el silencio, en un silencio que también empieza a ser olvidado.

domingo, 24 de junio de 2018

Tradiciones mantenidas o recuperadas en el ciclo del año: toque la víspera de San Juan / San Xuan

COMARCA DE OMAÑA. VALLE DE SAMARIO.

Luis Arias nos ofrece este ocasional vídeo aficionado que recoge en la Víspera de San Juan el repique tradicional de campanas en el Valle de Samario (Comarca de Omaña, León), a cargo de Segundo o deAmaro y el recuerdo de Atilano, el mejor tocador del Valle. Compartimos con su permiso.




https://www.facebook.com/luis.arias.921677/videos/10215442685515686/

jueves, 21 de junio de 2018

Poema con alusión a la campana, de Antonio Pereira


«LO DIGO POR ANTONIO DE LAMA»
Cuando en Sagres escucho una campana
vuelvo León adentro.
Yo os lo fío:
que a estos ocho compases de la tarde 
el bando de los grajos se asustaron
de torre a torre en una catedral
donde caben cien barcos y se mella
el aire con la barba de los reyes.
Ahora sale el amigo. Ya le hacen
su sitio entre la gente y los relojes.
Es la manera en punto de saberse
completa la ciudad. 

Orilla el río.
Pienso que está pensándome, esperándome.
Quién se echaría al campo una mañana
si no supiera que alguien le defiende
la plaza y la costumbre, el vino alegre
del regreso, los pálidos inviernos
de alzar islas calientes en la niebla.
Y qué valiera todo cuanto amo
a este país de rosas y quebranto,
sin otro corazón con quien partirlo.

A. Pereira. 

Poema «Lo digo por Antonio de Lama» publicado en «Meteoros: poesía 1962-2006» (2006)


sábado, 9 de junio de 2018

Artículos sobre "Echamos las campanas al vuelo" en la provincia de León


Foto gentileza Eugenio Marcos Oteruelo


TRIBUNA

Insospechada participación a ‘campanazo limpio’


http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/insospechada-participacion-campanazo-limpio_1251606.html

Héctor-Luis Suárez Pérez Musicólogo e investigador de la tradición leonesa
25/05/2018


El pasado 21 de abril el sonar de las campanas a medio día de sábado sorprendió a muchos vecinos en nuestra provincia. Primero in situ y, más tarde, desde la ventana de los telediarios y otros medios de comunicación que, convenientemente a posteriori, aclararon el aparente misterio y con ello reforzaron el entrañable y ya alto nivel de relevancia social disfrutado por toques, instrumentos, campanarios e intérpretes.
Más de sesenta espadañas y campanarios, incluidos algunos capitalinos, hicieron posible que buen número de campanas leonesas tañeran para sumarse a muchas más de toda Europa. Todo en pro de una plausible iniciativa: atraer la atención ciudadana sobre el planteamiento oficial de la candidatura ante la Unesco del toque manual de campanas y de lo que conlleva, de cara a su reconocimiento como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Concesión que, esperemos, cobre forma en un futuro próximo.
La propuesta ha surgido en nuestro país desde la Asociación de Campaneros d’Albaida y el MitMac (Museo Internacional del toque manual de campanas) bajo la consigna «echamos las campanas al vuelo». Eso sí, avalada además por la reconocida asociación en defensa del patrimonio Hispania Nostra y con el refrendo, entre otras firmas, de Plácido Domingo (algo que, junto a más información, recoge la web www.hispanianostra.org).
Como aval para el vínculo a esta iniciativa, además de una manifiesta realidad alrededor de la vigencia de costumbre ancestral y uso del toque manual de campana en nuestro territorio, la provincia de León presenta otros activos.
Por ejemplo, la presencia de nuestra Campana Laurentina de San Isidoro de León, fundida en el siglo XI y por ello uno de los idiófonos europeos de su género más antiguos y de mayor tamaño conservado, en lo que a patrimonio material se refiere. A ella se añade un variopinto y nutrido corpus documental que, desde la Edad Media, se abre a través de las menciones a la campana en textos sinodales o concejiles además de en buen número de pleitos entre curas y vecinos o en disposiciones legales regulando su uso profano o religioso y horario, propiedad, usufructo, acceso a campanarios, vínculo de obligación de cumplimiento en convocatorias comunales en base al territorio de audición en «socampana», u obligaciones de realización de un toque de beneficio o repercusión comunal «por vecera» o turno entre el vecindario, entre otros aspectos y para llegar a curiosidades documentales como el inventario de 1836 del campanero catedralicio Cándido Calvo. Asimismo, numerosas y diversas son las menciones, más o menos desarrolladas y detalladas sobre el tema o el paisaje sonoro campanil, que han sido recogidas en la abundante obra literaria y etnográfica de autor o temática provincial.
Sin olvidar su presencia en tantos artículos periodísticos, como los de Cayón Waldaliso o el más reciente de la revista de la propia Pulchra, entre los destacados, que se unen a un corpus bibliográfico e investigador mayor y específico sobre nuestros «signum» en la provincia —que es como se denominaban las campanas ya en el alto medievo— integrado por estudios de naturaleza interdisciplinar.
Es el caso de los redactados por el arqueólogo Fernando Miguel o por Matías Díez Alonso y los de la revista Bierzo —en 2002—, sin olvidar varios de mayor magnitud obra de José Luis Alonso Ponga o de un servidor de ustedes. Temas y aspectos que aprovecho para invitarles a visitar en el blog monográfico sobre el tema campanil provincial elrincondesanantonenleon.blogspot.com.es.
Ante todo esto, la pequeña localidad del Bierzo Alto de Santa Marina de Torre, organizadora cada año de su propio encuentro de campaneros, tomó la iniciativa de adhesión a este gesto reivindicativo patrimonial inmaterial en nuestra provincia.
Y, desde ella, bien jaleados por Melchor Moreno y los organizadores del encuentro, así como por la propia repercusión mediática de la noticia y de la convocatoria, otros «aficionados» recogieron el mensaje.
De inmediato, referencias inevitables de la actividad campanil anual no dudaron en engrosar las filas de participantes. Entre las mismas la «escuela de campaneros de Villavante» — pionera en el género y al cargo del primer encuentro verificado con regularidad en la provincia desde los años ochenta del pasado siglo— con Jorge Juan y Julián a las riendas, y sus homólogas de Villabalter, con Pedro Delgado a la cabeza, o Campo —localidad «pegada» a Ponferrada— de la mano de Blas Cubelos, además de Fresno de la Vega con su »ten-te nube» y la presencia de Antonio Bodega.
A la invitación no faltaron tampoco instituciones locales —ayuntamientos y concejos o juntas vecinales— y religiosas —templos y centros eclesiásticos de todo rango, conventos y cofradías— así como asociaciones, colectivos de índole laica —culturales o de vecinos—, además de particulares anónimos encargados, habitual u ocasionalmente, de las tareas del tañido en numerosos campanarios de todas las comarcas provinciales. Entre ellos, el Instituto de Estudios Omañeses, con Chelo, Luis Arias, Gelo Sabugo o José Mª Hidalgo como dinamizadores del evento para varios puntos de la Comarca de Omaña.
Sin olvidar otros como Vicente de Sofcaple y Rosa Mª Quintanilla en la zona de Sahagún, el Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo, animado por Amador Pinos —el del IEB—, implicando a todos los campanarios y campaneros del término municipal o en La Baña, donde hasta su propio alcalde, José Manuel Moro, no se libró de ser intérprete…

TRIBUNA

Más participantes a ‘campanazo limpio’


Héctor-Luis Suárez Pérez Musicólogo e investigador de la tradición leonesa
30/05/2018

En el evento europeo que el pasado sábado 21 de abril se llevó a efecto en varias comarcas leonesas en pro del reconocimiento de Unesco como patrimonio inmaterial del mantenimiento del toque manual de campana, también la participación de las cofradías religiosas se hizo patente de modo significado junto a otras entidades y asociaciones de todo género. Así, en la capital provincial, a través de la Cofradía del Milagroso Pendón y con el imprescindible beneplácito del Cabildo se implicó el campanario de la Basílica de San Isidoro al evento, animado por Hermenegildo López. La Expiración y el Silencio, anualmente presente con su ‘toque a nube’, sus volteos procesionales y sus esquilas de mano, en el paisaje sonoro de la Semana Santa y Santa Brígida implicó a las comunidades religiosas de las Benedictinas Carbajalas y los Capuchinos, además de a las gentes de Villaseca de La Sobarriba, con los Hnos. Barreñada y Oscar Herrero también en mediando en ‘el jaleo’. Por su parte, la Cofradía Terciaria villafranquina, junto a la del Cristo de la Esperanza, no faltaron a la convocatoria de la mano de Paco Figueroa, así como la de Caballeros de Santiago de la misma localidad. Gracias a la buena disposición de sus regidores, participaron al igual en el evento de modo entusiasta otros templos referenciales o de relieve, como la Catedral de Astorga, la Basílica de la Encina o el Santuario del Ecce Homo de Bembibre. E incluso también las campanas de célebres relojes como los del Ayuntamiento de Astorga —con los populares autómatas maragatos «Juan Zacunda y Colasa»— o el de la Calle del Reloj ponferradina.
Pero, el ‘efecto llamada’ natural a la iniciativa de adhesión de Santa Marina de Torre y a las invitaciones de Hispania Nostra no solo quedó en lo expuesto y en lo ya manifestado en un artículo precedente. Varios aficionados entusiastas, vinculados al tema desde antaño u hogaño y, quien sabe si influenciados por los efectos del adagio popular que reza «las campanas y el pendón del conceyu son», además de otros informados por la prensa, se unieron al interés despertado entre algunos investigadores, con sorprendente ilusión y espontaneidad y a través de una insospechada y entusiasta eclosión de cercanía y atractivo del asunto nos unimos a la iniciativa gestora a modo de ocasionales colaboradores. La transmisión oral —«boca a oreja»— a través de nuestras redes de conocidos e interesados en el asunto dio la alerta a buena parte de ese tejido social del modesto asociacionismo y voluntariado provincial. Un colectivo ignorado por muchos pero que, como suele ser costumbre, siempre bien dispuesto es protagonista en la práctica a la hora de sacar adelante y dinamizar, entre otros, muchos aspectos la cultura tradicional y popular, tan importantes en la provincia.
No obstante, en esta ocasión la premura en el aviso e información y el escaso espacio de tiempo para permitir preparar el evento hicieron que, a muchas localidades o colectivos potencialmente o a posteriori interesados, no les llegara con tiempo suficiente noticia o invitación. Aun así, la lista definitiva de campanarios, gestores e intérpretes participantes se engrosó por no pocas localidades superando la media centena. Una participación que convirtió a nuestra provincia, unida a Zamora —donde el dinamizador principal fue su asociación de campaneros—, es decir al antiguo reino leonés, en el territorio a nivel hispano más participativo después de Levante. Circunstancia que se comprueba a través del interesante mapa que Hispania Nostra ofrece en su web y que, al igual, me pusiera de manifiesto Paz Cabello Carro, su vocal encargada de asociaciones y al cargo del asunto. Quien, por cierto, dada su ascendencia maragata de Andiñuela, se ha sentido por ello además muy satisfecha ante tan alto, desinteresado y enfatizado resultado participativo. Así se pone de manifiesto en los interesantísimos vídeos que recogen lo acaecido y, poco a poco, van siendo aportados por los participantes. Conjunto que se puede consultar tanto en la web de Hispania Nostra como en el blog mencionado de campanas leonesas que mantengo o en el canal youtube.
Concluiremos haciendo constar que en el Bierzo Alto, tocaron por tan altruista fin las campanas de Santa Marina de Torre, Albares y Folgoso de la Ribera, Tremor, La Granja, Santa Cruz de Montes, San Andrés de las Puentes, Castropodame, San Pedro y Turienzo Castañero, Calamocos, Cobrana (Asoc. Vec. El Zofreral), Bembibre, Matachana, Viloria, Villaverde de los Cestos. Resto del Bierzo: Molinaseca, Ponferrada —Reloj, Basílica de la Encina, Convento Purísima Concepción—, Columbrianos —parroquia e iglesia de San Esteban Protomártir—, Campo, Villar de los Barrios (Cofradía Cristo Vera Cruz), Villafranca del Bierzo —San Francisco, San Nicolás, y en Santiago—. Villabante, Santa Marina del Rey, Villares, Celadilla y Bercianos del Páramo (iglesia y ermita). En Villarejo de Órbigo (parroquia de San Miguel e iglesia de San Martín) y todos los pueblos de su ayuntamiento: Veguellina de Órbigo (iglesias de San Juan y del Carmen), Villoria (parroquia y en su monasterio) y Estébanez de la Calzada (en ellos: Javier Mayo, Sor Tina, Pepe Pérez, Amador Pinos, Guillermo Alonso A. y Joaquín Panero), La Baña, Felechas (Asoc. Cultural La Brusenda) y Quintanilla de Rueda.
En León —San Isidoro, (Jorge Juan) Santa María de Carbajal, San Francisco El Real —Villaseca de La Sobarriba (Amabilio y Álvaro Llamazares, Gabriel Martínez, Liberto Bueno, Ramón Redondo y Héctor-Luis Suárez)— Villabalter, Fresno de la Vega, Villeza (Junta Vecinal), Valdescapa (Asociación Cultural Balle de Scapa) o Reliegos (Asoc. Cultural Camino de Santiago).
En Omaña: Garueña, (Máximo de la Calzada), Robledo de Omaña (Darío Álvarez, Sara Fernández) Sosas del Cumbral, Riello, Las Omañas, Rabanal de Luna, Sosas de Laciana. O en Astorga —Ayuntamiento, Catedral—, Lagunas de Somoza, Castrillo de los Polvazares.
Todos ellos, salvo error u omisión involuntaria que dirían los escribanos, han sido los auténticos protagonistas con su tañido de que nuestra provincia estuviera presente de modo destacado en este evento internacional. Un trabajo conjunto, pocas veces reseñable por estos lares en nuestros tiempos, que ha conseguido hacer realidad el cariño al sonido de nuestros bronces y que, por ello, añade varios matices más a destacar. ¡Salve a todos!, ¡Vivan las comarcas de León, sus campaneros y campanarios! Y, creo que, en esta ocasión, además de darles las gracias, bien cabe cantar a coro bien alto también aquello de ¡contentos de ser de aquí! Paisanos ¡que sea enhorabuena!

domingo, 20 de mayo de 2018

Colaboración en "echamos las campanas al vuelo"


Colaboración en esta propuesta ante la UNESCO realizada desde la capital leonesa, además de por otras homólogas, por una cofradía penitencial la del Santísimo Cristo de la Expiración y del Silencio. Cofradía que, en los protocolos de sus actos anuales recoge tanto el uso como el modo de realización y circunstancias de determinados toques tradicionales de campanas. Instrumentos idiófonos empleados en la misma bajo diversos formatos y tamaños, que abarcan desde las pequeñas esquilas de mano hasta las grandes campanas de torre o espadaña. 


El vídeo muestra en primer lugar los "toques de esquila". Con los dos ejemplares característicos que usa esta cofradía - la "esquilina" y la esquila del Hno. Abogador -, estos se hacen sonar. Su tañido peculiar se emplea de modo continuo e ininterrumpido en el itinerario procesional del "Dáinos" - de tiempo inmemorial, en la tarde del Domingo de Ramos - y del Silencio -Miércoles Santo -, preludiando con su peculiar timbre a los primeros integrantes del cortejo de la mano de un solitario cofrade. Con ello se sacraliza el espacio urbano.

En la procesión del Corpus la comitiva de la cofradía que acude a participar hace sonar del mismo modo su otro instrumento de mano, la esquila del Hno. Abogador. Instrumento éste cuyo son, abre y cierra además de modo obligado y reglado todos los actos de la cofradía, haciendo para ello sonar sus cinco pausadas badalladas o "posas" de "abogar". Este instrumento se implica también en un peculiar trío o conjunto instrumental, de presencia tradicional en la Semana Santa leonesa, integrado además por clarín y tambor. En el mismo su toque es diferente en su esquema rítmico y suena tanto en la Procesión del Silencio como ante la casa del que va a entrar a regir la cofradía, dentro del particular protocolo de actos que se realizan la mañana de su toma de posesión como "Mayordomo".

Las campanas de torre en la procesión del "Dáinos", antaño del Santo Rosario de la Buena Muerte - de carácter inmemorial ya en el siglo XVI -, sonaban desde las espadañas y torres de las parroquias por las que este cortejo discurría. La costumbre no ha decaído y por ello se recoge en el vídeo desde la espadaña del Monasterio Benedictino de Santa María de Carbajal, las populares "Carbajalas". 

La tradición rural leonesa recoge todavía vigente en varios pueblos de la provincia una peculiar costumbre de toque campanil: el toque a "ten-te nu-be", que era y es interpretado para ahuyentar "la truena" o "la nube". La formación de las tormentas del año, en el universo legendario, de convencimiento arraigado se realizaba por parte de unos peculiares personajes de la mitología mas ancestral de la zona conocidos como "reñuberos". Y se hacía para todas las nubes anuales precisamente en la noche de la víspera de Santa Brígida, que inicia febrero.

Esta entrañable costumbre se ha recuperado en la comarca de La Sobarriba por parte de la cofradía junto a otras de esa zona. Alrededor de una celebración religiosa previa y como preámbulo a su vez a una reglada y austera cena de un cordero - junto al vino, pan y nueces con naranjas -, los Hnos. de la Cofradía de la Expiración y del Silencio realizan en la gélida noche de Santa Brígida  este toque a "Ten-te nu-be" desde la espadaña de Villaseca de La Sobarrriba. Todo se realiza en fin de semana próximo a dicha fiesta y junto a las gentes y Hnos. de cofradías de esa comarca. Personas todas que, anualmente, acuden a participar en la Procesión del "Dáinos" mencionada y que, el Miércoles Santo en simpática costumbre, fruto de una "tirada de chapas tradicional" se jugarán quién de los dos colectivos paga "el cordero" y quién el resto de "viandas" igualmente a todos los comensales, tanto de la cofradía  como de La Sobarriba.

Queden aquí estas curiosas circunstancias de imbricación del mundo campanil en una realidad asociativa religiosa que, como puesta en valor y disfrute de las mismas, perfectamente han puesto de manifiesto que las tradiciones son asumibles y sostenibles, de modo además visiblemente entusiasta, en un entorno urbano y unos condicionantes de vida actuales. Una propuesta y vivencias tras ya un cuarto de siglo de implantación que pueden servir de modelo a otras asociaciones homólogas de índole religiosa o profana.

El mundo de las campanas en el antiguo Reino de León: Las campanas y el Lago de Sanabria (Zamora)

La leyenda, las campanas y la novela de Miguel de Unamuno.

Alrededor de la leyenda

Wikipedia indica:
https://es.wikipedia.org/wiki/Leyenda_del_lago_de_Sanabria


Cuentan que un buen día llegó a la aldea de Villaverde de Lucerna un peregrino pidiendo limosna, y al que nadie le atendió, salvo unas mujeres que estaban cociendo pan en el horno de este pueblo. Estas se apiadaron de él, y le dejaron entrar en la sala del horno para que pudiera guarecerse del intenso frío y saciar su hambre con algo más de masa que pusieron en el horno. La masa que introdujeron en el horno creció tanto que finalmente el pan se salió del horno y, las mujeres, sorprendidas ante este hecho, escucharon de boca del peregrino, que resultó ser Jesucristo, el castigo que iba a implantar al pueblo ante su falta de caridad: inundaría la aldea, por lo que debían de huir de sus casas para refugiarse en el monte. Seguidamente el hombre clavó su bastón en el suelo diciendo:
"Aquí clavo mi bastón
aquí salga un gargallón
aquí clavo mi ferrete
que salga un gargallete."
El agua brotó a borbotones anegando el pueblo de Villaverde, salvándose de las aguas tan solo el horno, que conforma hoy en día la pequeña isla que hay en el Lago.
Sigue contando la leyenda que los vecinos de los alrededores quisieron sacar las dos campanas de la iglesia hundida, empleando para ello a dos jatos que estuvieran bien alimentados. Sin embargo a uno de ellos le había ordeñado a la madre y no había podido mamar, derramándose parte de la leche ordeñada por el lomo del animal. Este finalmente no pudo sacar la campana del fondo del Lago y el bien alimentado le decía:
"Tira buey bragau
que la leche quí ordeñarum
por el llomu le fue echau
Ven aquí bragau.
-No puedo, quíestoy ordeñau, le contestó"
La campana que se hundía le decía a la otra que salía:
"Tu te vas, Verdosa,
yo me quedo Bamba
y hasta el fin del mundo
no seré sacada"
Y esta es la campana que los hombres de bien pueden oír repicar desde el fondo de las aguas la noche de San Juan
Una de las leyendas más famosas - de origen suizo medieval - quizás por ser premonitoria de la catástrofe ocurrida en a mediados del XX es la que narra el origen del Lago.

Más información:
http://www.elnortedecastilla.es/zamora/201601/08/mundo-hundio-ribadelago-20160106181050.html Ribadelago


Poesías de Unamuno
Contenidas en la novela San Manuel Bueno Martir, 1931. Aborda el tema de la medieval leyenda del Lago de Sanabria vinculada a una localidad ficticia: Valverde de Lucerna,  inspirada en San Martín de Castañeda (Zamora), junto al mismo lago. En ella, la realidad de su pasado se entremezcla de modo legendario con el presente de Unamuno tomando forma acústica una vez al año precisamente a través del sonar de las campanas con su fúnebre tañido. 

Ay, Valverde de Lucerna,
hez del lago de Sanabria,
no hay leyenda que dé cabria
de sacarte a luz moderna.
Se queja en vano tu bronce
en la noche de San Juan,
tus hornos dieron su pan,
la historia se está en su gonce.
Servir de pasto a las truchas
es, aun muerto, amargo trago;
se muere Riba del Lago,
orilla de nuestras luchas.

Y esta otra 
San Martín de Castañeda,
espejo de soledades,
el lago recoge edades
de antes del hombre y se queda
soñando en la santa calma
del cielo de las alturas
en que se sume en honduras
de anegarse, ¡pobre!, el alma...
Men Rodríguez, aguilucho
de Sanabria, el ala rota
ya el cotarro no alborota
para cobrarse el conducho.
Campanario sumergido
de Valverde de Lucerna,
toque de agonía eterna
bajo el caudal del olvido.
La historia paró, al sendero
de San Bernardo la vida
retorna, y todo se olvida
lo que no fuera primero.


Enlaces para argumentar el asunto:




sábado, 21 de abril de 2018

CAMPANAS EN LA PROVINCIA DE LEÓN POR LA DECLARACIÓN DE LA UNESCO. IMPACTOS EN PRENSA. Impactos tras el toque del sábado 21 de Abril del 2018.


Vamos recabando datos de lo acontecido:

- Fresno de La Vega. Vecinos del pueblo. Campanero: Antonio Bodega
- Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo:Concejalía de Cultura organizó. Iglesias: del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria. Campaneros: Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero 
- Ayto Encinedo / La Baña.
- Villaseca de La Sobarriba. Vecinos del pueblo (de capa negra) Hnos. Cofradía del Stmo. Xto. de la Expiración y del Silencio de León (de capa parda). Campaneros: Héctor-Luis Suárez, Ramón. 
- Villabalter.  Escuela de Campaneros. Campanero Pedro Delgado.
- Villafranca del Bierzo: Tercera Orden Franciscana Seglar / Iglesia de S. Francisco. Real Cofr. Cristo Esperanza / San Nicolás.  Cofr. Caballeros de Santiago / Igl. Santiago.
- León: Colegiata / Basílica de San Isidoro de León. Imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro. Campanero: Jorge Juan (Escuela de Villavante). Convento de San Francisco El Real. PP. Capuchinos. Cofr. Stmo. Xto de la Expiración y del Silencio: Hnos. de capa parda realizan toques de esquila propios de todos los protocolos de la misma y toque esquila en procesiones de S. Sta y Corpus. Monasterio de Sta, María de Carbajal.  Comunidad Monástica Benedictina. Cofr. Stmo. Xto de la Expiración y del Silencio (de capa parda y con pendón). Volteo mecánico que se realiza tradicionalmente al paso de las procesiones ante el convento y toques esquila. 
- Robledo de Omaña. Campaneros: Darío Álvarez y Sara Fdez.  Garueña. Campanero: Máximo de la Calzada García. Las Omañas,  

Otros pueblos sumados a la espera de datos más concretos:
Bierzo Alto: Santa Marina de Torre, Albares y Folgoso de la Ribera, Tremor, La Granja, Sta. Cruz de Montes, S.Andrés de las Puentes, Castropodame, S. Pedro y Turienzo Castañero, Calamocos, Bembibre (El Santo) Matachana, Villav. De los cestos. Molinaseca, Resto BIerzo: Ponferrada (Reloj, Encina), Campo, Villar de los Barrios, Columbrianos, Villafranca del Bierzo (S Fco., S. Nicolás). 
Órbigo-Páramo: Villabante, Sta. Marina del Rey, Villares, Celadilla y Bercianos del Páramo, Villoria y Villarejo de Órbigo. 
En Alto Porma y Rib. Esla: Felechas y Quintanilla de Rueda. En Omaña: en Garueña, Sosas del Cumbral, Riello, Las Omañas. Otras: en Sosas de Laciana. En Astorga (Catedral), Lagunas de Somoza, Val de San Román, Villeza.



Campanas al vuelo para la Unesco

Cuarenta campanarios repican a la vez desde el Bierzo a las tierras de León y se suman a la reivindicación para que el toque manual sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Repique en el Santuario del Ecce Homo de Bembibre. CEBRONES

22/04/2018
M. Á. CEBRONES / ANA GAITERO BEMBIBRE | LEÓN
«Es un homenaje a una cultura que se va», decía ayer el alcalde pedáneo de Santa Marina de Torre, Melchor Moreno, para explicar la razón por la que más de cuarenta campanarios de toda la provincia, desde el Ponferrada al Bierzo Alto, desde la ribera del Órbigo al alfoz de León y la ribera del Esla, repicaron a medio día de al unísono.
Santa Marina recogió hace unos días el testigo de la propuesta realizada en España por la asociación Hispania Nostra y se encargó de contactar con distintos pueblos de la provincia en busca de apoyos a la iniciativa internacional para que la Unesco reconozca el toque manual de campanas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
En total unos 300 campanarios de toda España y un millar en Europa unieron sus repiques en un solo clamor para reivindicar este singular legado, del que ya muy pocos son depositarios. Es el caso de Antonio Bodega, de Fresno de la Vega, que tiró del badajo de la Santa Bárbara y el esquilín con pericia y precisión para hacer repicar los bronces a tente nube, a concejo y hasta a fuego, lo que alarmó a alguna vecina que salió a preguntar. También le acompañó algún crio que quiere aprender, como ya lo hacen en Villabalter los pupilos de Pedro Delgado, otro maestro campanero.
A pesar de la falta de campaneros que sufren los pueblos, en el Bierzo y en una jornada como ayer, Día Europeo del Patrimonio Cultural, se dejaron oír las campanas de lugares tan emblemáticos como la Basílica de la Encina de Ponferrada, la Colegiata de Villafranca y la iglesia de San Nicolás o el Santuario del Ecce Homo en Bembibre. Y junto a ellos localidades más pequeñas, hasta sumar una veintena en la comarca, como la propia Santa Marina, que organiza un encuentro anual. «Se está despertando el interés de los jóvenes por este tipo de toque y pensamos en crear una escuela de campaneros», explicaba ayer Moreno. Villarejo de Órbigo organizó un repique simultáneo en las iglesias del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria.
Los campaneros Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero hicieron sonar el ‘Angelus’, el ‘Tentenublo’, toque para avisar de la llegada de nubes y el ‘Repique de fiesta’. Cinco minutos en los que el repique automático fue sustituido de nuevo por el ritmo y el talento de los hombres y mujeres dedicados durante años a esta tarea que se ha ido perdiendo poco a poco. Son tañidos que han regulado las vidas del lugar desde el siglo XIII. Al repique europeo se sumaron también la Basílica de San Isidoro, en León capital, Astorga, Omaña y Laciana.

Un niño de Fresno de la Vega toma el relevo a Antonio Bodega con la Santa Bárbara. OTERO PERANDONES -





Las campanas de Fresno de la Vega

se hacen oír en Europa

Uno de los municipios con más tradición campanera se suma a una iniciativa de Hispania Nostra 

para que el toque manual sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

http://cadenaser.com/emisora/2018/04/21/radio_leon/1524316694_258854.html


A las 12 del mediodía de este 21 de abril un único sonido se ha hecho oír en todos los rincones de Europa: el repique campanas y carrillones que busca que esta ancestral tradición, la del toque a mano, tirando directamente del badajo, sea reconocida como Patrimonio Inmaterial por la Unesco.
Se trata de una iniciativa de Hispania Nostra a la que no podía dejar de sumarse Fresno de la Vega. La localidad del sur de la provincia es la que mejor conserva la  tradición campanera en la provincia, a través del toque de 'Tentenube'. A pesar del azote de la despoblación, este pueblo no falta, ni ha faltado nunca, cada 31 de enero a su cita con las campanas para espantar el granizo y proteger sus cosechas de las tormentas estivales.




A las 12 del mediodía, un grupo de vecinos, liderados por el 'maestro campanero' Antonio Bodega han subido a la torre mudejar de la iglesia de San Miguel para hacer sonar las campanas. Han repasado los diferentes toques que hace décadas marcaban el ritmo vida en nuestros pueblo: 'A Gloria', 'A Ángelus', 'A difunto' 'A fuego' y como no podía ser de otra manera 'A Tentenube'. La voz de las campanas de Fresno ha sonado al unísono con la de otros campanarios de la provincia, como el de la Basílica de San Isidoro o los de las localidades bercianas de Santa Marina de Torre y Campo. Un sonido que ha recorrido Europa de norte a sur y de este a oeste con el objetivo de llegar a los oídos de la Unesco.




LEÓN ■ CULTURA

Las manos que hacen cantar el bronce en Fresno de la Vega

Félix, Antonio y otros campaneros hacen sonar las campanas para sumarse a la reclamación europea de que el toque manual de campanas sea declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial

GEORGINO FERNÁNDEZ / LEÓN
21/04/2018


http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/las-manos-hacen-cantar-bronce-fresno-vega_1243309.html


Antonio tiene arte en las manos. El arte de hacer hablar a las campanas con su lenguaje de bronce. Congregados en torno a su figura en el reducido espacio del campanario de Fresno de la Vega nos dice mientras sujeta los cordeles. "Este es el toque de a las doce. Se hacía antaño para avisar a la gente de que viniera a comer desde las tierras; es que antes -nos advierte- la gente no llevaba reloj". Tira de los cordeles y las dos campanas suenan con un toque propio. "Se tocaba con el badajo de la campana pequeña dos veces", añade.
La iglesia de San Miguel Arcángel en Fresno de la Vega se sumó ayer a mediodía junto a otros mil campanarios de Europa (bastantes en la provincia leonesa) a una inciativa de Hispania Nostra para que los toques manuales de campanas sean declarados por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Antonio y Félix, dos campaneros con muchas horas de vuelo en sus manos, se animaron a subir al campanario para volver a hacer hablar al bronce con su milenaria voz de bronce. "Suenan bien ¿eh?...son hermosas las campanas de Fresno", comenta otro vecino en el entorno de la iglesia buscando la aprobación a sus palabras. 
"A tente nube"
Aunque arrinconado el habla de las viejas campanas con su pátina sigue vigente. Cándido Marcos recuerda bien sus muchos códigos secretos. "A tente nube se tocaba  la víspera de Santa Brígida y San Severo el 31 de enero por la noche. Se tocaba con las dos campanas diciendo: `Tente nube, tente tú que más puede dios que tú. Tente nube, tente palo, que más puede Dios que el diablo". Hay muchas más: "A niño muerto se tocaba con la campaña pequeña". "A presas, se volteaban las tres campanas, la grande, la pequeña y el esquilín". 
Treinta duros al mes para el señor Gerardo
El recuerdo también regresa a la memoria de las gentes otros detalles curiosos que dejan patente la importancia que le daban los pueblos al habla de las campanas. El twitter de antaño cuando la antena difusora de las redes sociales era un campanario. "El Ayuntamiento siempre pagó un campanero al ser las campanas un servicio del pueblo.  Al señor Gerardo Vázquez el ayuntamiento le pagaba 30 duros al mes  y le daba un huerto".  




PROVINCIA

Los pueblos de Villarejo de Órbigo por el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad del repique de campanas

ileon.com  | 21/04/2018 - 17:46h.

Los campanarios del municipio sonaron al unísonoen apoyo de la campaña de la UNESCO.


El repique de campanas en la iglesia de Veguellina de Órbigo en la mañana de hoy.



El municipio de Villarejo de Órbigo se unió este sábado 21 de abril a las 12.00 horas en punto al repique de campanas promovido en España por Hispania Nostra para declarar el toque manual Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, con motivo del Día Europeo del Patrimonio Cultural.
2018 ha sido además declarado por la Unión Europea el Año Europeo del Patrimonio Cultural y por eso en esta fecha tan señalada, campaneros y carillonistas que practican el toque manual en toda Europa hicieron sonar al unísono más de mil campanas, más de 300 de ellas en España.
De esta forma se inicia  un proceso al que seguirá un registro llevado a cabo por Hispania Nostra, con el que se completará la documentación que constituirá la base para solicitar a la UNESCO el reconocimiento del toque de campanas como Patrimonio Cultural de la Humanidad. En la Diócesis de León ya hay casi 1.000 campanarios inventariados.
El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo no quiso perderse esta oportunidad, y por eso la Concejalía de Cultura organizó un repique simultáneo en las iglesias del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria.
En la provincia también participaron en esta iniciativa otros santuarios como la Basílica de San Isidoro, en León capital y otros del Bierzo, Astorga, Omaña o Laciana, entre otros.

Los 'artistas'

Los campaneros Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero hicieron sonar el 'Angelus', el 'Tentenublo', toque para avisar de la llegada de nubes y el 'Repique de fiesta'. Cinco minutos en los que el repique automático fue sustituido de nuevo por el ritmo y el talento de los hombres y mujeres dedicados durante años a esta tarea que se ha ido perdiendo poco a poco.
El tradicional tañido de campanas se ha usado durante siglos para regular las vidas de los habitantes de un lugar desde el siglo XIII.  Además de servir para llamar a la oración a los cristianos, también ha sido el principal medio de comunicación de las comunidades durante siglos. Con su repique, se alertaba al pueblo sobre el peligro de un fuego o la llegada de nubes y se le avisaba sobre la celebración de los concejos y las fiestas patronales o sobre la muerte de algún vecino .
Esta labor, es por tanto, un claro referente cultural que da cuenta de la importancia de conservar la vida en las zonas rurales, que cada día están más amenazadas por la despoblación y que son cruciales para la preservación de esta memoria cultural. Por esta razón, con este día, no solo se ha reivindicado la diversidad y la riqueza del patrimonio europeo, sino también un acercamiento a los orígenes y la protección de todos los bienes culturales para las generaciones futuras.

Las campanas de Villarejo de Orbigo repican al unísono el Día Europeo del Patrimonio Cultural

De esta forma se inicia  un proceso al que seguirá un registro llevado a cabo por Hispania Nostra, con el que se completará la documentación que constituirá la base para solicitar a la UNESCO el reconocimiento del toque de campanas como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Ahora León / Villarejo de Órbigo / Día Europeo del Patrimonio Cultural 
http://www.ahoraleon.com/las-campanas-de-villarejo-de-orbigo-repican-al-unisono-el-dia-europeo-del-patrimonio-cultural/
El municipio de Villarejo de Órbigo se unió este sábado 21 de abril a las 12:00 horas al repique de campanas promovido en España por Hispania Nostra para declarar el toque manual Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, con motivo del Día Europeo del Patrimonio Cultural.
2018 ha sido además declarado por la Unión Europea el Año Europeo del Patrimonio Cultural y por eso en esta fecha tan señalada, campaneros y carillonistas que practican el toque manual en toda Europa hicieron sonar al unísono más de mil campanas, más de 300 de ellas en España. De esta forma se inicia  un proceso al que seguirá un registro llevado a cabo por Hispania Nostra, con el que se completará la documentación que constituirá la base para solicitar a la UNESCO el reconocimiento del toque de campanas como Patrimonio Cultural de la Humanidad. En la Diócesis de León ya hay casi 1.000 campanarios inventariados.
El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo no quiso perderse esta oportunidad, y por eso la Concejalía de Cultura organizó un repique simultáneo en las iglesias del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria. En la provincia también participaron en esta iniciativa otros santuarios como la Basílica de San Isidoro, en León capital y otros del Bierzo, Astorga, Omaña y Laciana, etc.
Los campaneros Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero hicieron sonar el ‘Angelus’, el ‘Tentenublo’, toque para avisar de la llegada de nubes y el ‘Repique de fiesta’. Cinco minutos en los que el repique automático fue sustituido de nuevo por el ritmo y el talento de los hombres y mujeres dedicados durante años a esta tarea que se ha ido perdiendo poco a poco.
El tradicional tañido de campanas se ha usado durante siglos para regular las vidas de los habitantes de un lugar desde el siglo XIII.  Además de servir para llamar a la oración a los cristianos, también ha sido el principal medio de comunicación de las comunidades durante siglos. Con su repique, se alertaba al pueblo sobre el peligro de un fuego o la llegada de nubes y se le avisaba sobre la celebración de los concejos y las fiestas patronales o sobre la muerte de algún vecino .
Esta labor, es por tanto, un claro referente cultural que da cuenta de la importancia de conservar la vida en las zonas rurales, que cada día están más amenazadas por la despoblación y que son cruciales para la preservación de esta memoria cultural.  Por esta razón, con este día, no solo se ha reivindicado la diversidad y la riqueza del patrimonio europeo, sino también un acercamiento a los orígenes y la protección de todos los bienes culturales para las generaciones futuras.


Toque simultáneo de las campanas de todo Villarejo para convertir el repique manual en Patrimonio Inmaterial

El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo no quiso perderse esta oportunidad, y por eso la Concejalía de Cultura organizó un repique simultáneo en las iglesias de todo el municipio

El municipio de Villarejo de Órbigo se unió este sábado 21 de abril a las 12:00 horas al repique de campanas promovido en España por Hispania Nostra para declarar el toque manual Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, con motivo del Día Europeo del Patrimonio Cultural.
 Villarejo de Órbigo
Veguellina de Órbigo

leonoticias.tv

2018 ha sido además declarado por la Unión Europea el Año Europeo del Patrimonio Cultural y por eso en esta fecha tan señalada, campaneros y carillonistas que practican el toque manual en toda Europa hicieron sonar al unísono más de mil campanas, más de 300 de ellas en España. De esta forma se inicia un proceso al que seguirá un registro llevado a cabo por Hispania Nostra, con el que se completará la documentación que constituirá la base para solicitar a la UNESCO el reconocimiento del toque de campanas como Patrimonio Cultural de la Humanidad. En la Diócesis de León ya hay casi 1.000 campanarios inventariados.
El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo no quiso perderse esta oportunidad, y por eso la Concejalía de Cultura organizó un repique simultáneo en las iglesias del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria. En la provincia también participaron en esta iniciativa otros santuarios como la Basílica de San Isidoro, en León capital y otros del Bierzo, Astorga, Omaña y Laciana, etc.
Los campaneros Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero hicieron sonar el 'Angelus', el 'Tentenublo', toque para avisar de la llegada de nubes y el 'Repique de fiesta'. Cinco minutos en los que el repique automático fue sustituido de nuevo por el ritmo y el talento de los hombres y mujeres dedicados durante años a esta tarea que se ha ido perdiendo poco a poco.
El tradicional tañido de campanas se ha usado durante siglos para regular las vidas de los habitantes de un lugar desde el siglo XIII. Además de servir para llamar a la oración a los cristianos, también ha sido el principal medio de comunicación de las comunidades durante siglos. Con su repique, se alertaba al pueblo sobre el peligro de un fuego o la llegada de nubes y se le avisaba sobre la celebración de los concejos y las fiestas patronales o sobre la muerte de algún vecino .
Esta labor, es por tanto, un claro referente cultural que da cuenta de la importancia de conservar la vida en las zonas rurales, que cada día están más amenazadas por la despoblación y que son cruciales para la preservación de esta memoria cultural. Por esta razón, con este día, no solo se ha reivindicado la diversidad y la riqueza del patrimonio europeo, sino también un acercamiento a los orígenes y la protección de todos los bienes culturales para las generaciones futuras.


Redacción
22/04/2018 

Las campanas quieren ser 


Patrimonio de la Humanidad


El Órbigo, Maragatería, La Cepeda y Astorga se han unido este sábado al repique de campanas promovido en España por Hispania Nostra para declarar el toque manual Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, con motivo del Día Europeo del Patrimonio Cultural.
http://astorgaredaccion.com/not/18284/las-campanas-quieren-ser-patrimonio-de-la-humanidad/


2018 ha sido declarado por la UE el Año Europeo del Patrimonio Cultural y por eso en esta fecha tan señalada, campaneros y carillonistas que practican el toque manual en toda Europa, hicieron sonar al unísono más de mil campanas, más de 300 de ellas en España. De esta forma se inicia  un proceso al que seguirá un registro realizado por Hispania Nostra, con el que se completará la documentación que constituirá la base para solicitar a la UNESCO el reconocimiento del toque de campanas como Patrimonio Cultural de la Humanidad. 
El Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo no quiso perderse esta oportunidad, y por eso la Concejalía de Cultura organizó un repique simultáneo en las iglesias del Carmen y de San Juan Evangelista de Veguellina, de La Asunción de Estébanez de la Calzada, de San Martín de Villarejo y en la parroquia de San Miguel Arcángel y el Monasterio de la Asunción de Villoria. En las comarcas próximas participaron en esta iniciativa Villabante, Santa Marina del Rey, Celadilla, Lagunas de Somoza, Val de San Román, Encinedo, La Baña y la Catedral de Astorga.

En el municipio de Villarejo los campaneros Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero hicieron sonar el 'Angelus', el 'Tentenublo', toque para avisar de la llegada de nubes y el 'Repique de fiesta'. Cinco minutos en los que el repique automático fue sustituido de nuevo por el ritmo y el talento de los hombres y mujeres dedicados durante años a esta tarea que se ha ido perdiendo poco a poco.
El tradicional tañido de campanas se ha usado durante siglos para regular las vidas de los habitantes de un lugar desde el siglo XIII.  Además de servir para llamar a la oración a los cristianos, también ha sido el principal medio de comunicación de las comunidades durante siglos. Con su repique, se alertaba al pueblo sobre el peligro de un fuego o la llegada de nubes y se le avisaba sobre la celebración de los concejos y las fiestas patronales o sobre la muerte de algún vecino .
Esta labor, es por tanto, un claro referente cultural que da cuenta de la importancia de conservar la vida en las zonas rurales, que cada día están más amenazadas por la despoblación y que son cruciales para la preservación de esta memoria cultural. Por esta razón, con este día, no solo se ha reivindicado la diversidad y la riqueza del patrimonio europeo, sino también un acercamiento a los orígenes y la protección de todos los bienes culturales para las generaciones futuras. 




Fulgencio Fernández | 23/04/2018  
Hablaron las manos de los campaneros
CULTURA Los campaneros leoneses hablaron, hicieron hablar también a las campanas para que sus voces llegarán hasta la Unesco. Los organizadores están muy satisfechos
A las doce de la mañana del sábado sonaron muchas más campanas por toda la provincia de las que los propios impulsores esperaban. Era una iniciativa de diversas asociaciones –con especial dedicación en León del musicólogo Héctor Luis Suárez– para que las voces de las campanas llegaran a oídos de la Unesco y su viejo sonido manual sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

Respondieron muchos pueblos, sonaron muchas campanas, pero la otra grata noticia fue comprobar que hay muchos más campaneros de «los que pensábamos». Y a los nombres históricos del gremio, que estaban ahí, los campaneros de Villavante (Santiago Calderón, Jorge Juan...), Pedro Delgado en Villabalter o el berciano Blas Cubelos desde Campo se fueron sumando Antonio Bodega en Fresno de la Vega; Javier Mayo, sor Tina, Pepe Pérez Miguelez, Amador Pinos, Guillermo Alonso Ares y Joaquín Panero en tierras del Órbigo; en Omaña fueron las manos de Darío Álvarez, Sara Fernández y Máximo de la Calzada; en la Sobarriba sacaron hasta sus capas pardas y con ellos estuvo hasta Héctor Luis Suárez, que tocó en Villasecacon Ramón.





Redacción Martes, 24 de abril de 2018
TOQUES TRADICIONALES DE CAMPANA


Bronces que resuenan al


sureste leonés



Villeza . Foto Juan Daniel Rodríguez. 
http://sahagundigital.com/not/6913/bronces-que-resuenan-al-sureste-leones/


No fue la comarca que más resonó, pero el sureste leonés también quiso hace su particular homenaje al toque tradicional de campanas, un referente cultural inmaterial ligado a la vida cotidiana de las poblaciones, sobre todo en el medio rural.


La organización Hispania Nostra quiso llamar la atención sobre este legado organizando una ‘quedada’ europea. La cita fue el sábado a las 12:00 horas.
COLUMBRIANOS


Iglesia de San Esteban Protomártir - Junta Vecinal de Columbrianos

LA BAÑA.
Imagen gentileza Isabel González Delgado
Campanario iglesia de La Baña. 

LAS OMAÑAS
y mas videos
https://www.facebook.com/sefigp/videos/pcb.10155221515336109/10212518927272363/?type=3&theater
https://www.facebook.com/sefigp/videos/pcb.10155221515336109/10212518963793276/?type=3&theater

https://www.facebook.com/I.E.O.InstitutoEstudios/videos/1726093970812143/
Video gentileza LolyRodil. IEO (Instituto de Estudios Omañeses). Campaneros: DaríoÁlvarez y Sara Fdez. 

VILLAR DE LOS BARRIOS

VILLAVANTE

VILLORIA DE ÓRBIGO
 IGLESIA PARROQUIAL DE S. MIGUEL ARCANGEL. Campanero: Amador Pinos Video gentileza: Amador Pinos 
MONASTERIO PREMOSTRATENSE DE STA. Mª DE LA ASUNCIÓN. Campanero:  Guillermo Alonso Ares. Video gentileza: Amador Pinos 

RELIEGOS
https://www.youtube.com/watch?v=h3aTIY19z38

VILLAFRANCA DEL BIERZO
https://www.youtube.com/watch?time_continue=6&v=UUCGiA5IUE4
San Nicolás Villafranca del Bierzo (León) - Real Cofradía del Santísimo Cristo de la Esperanza

VILLASECA DE LA SOBARRIBA. 

 Vecinos del pueblo (de capa negra). Campaneros:    y      / Hnos. Cofradía del Stmo. Xto. de la Expiración y del Silencio de León (de capa parda). Campaneros: Héctor-Luis Suárez, Ramón Redondo. 


Mi amigo y Hno. Martín me remite esta valoración de Diario de León de hoy 22 de Abril de 2018. Un detalle del periódico que, en lo personal, agradezco profundamente a tantos amigos que trabajan en el Diario. Pero que, desde lo que toca al evento campanil en cuestión, sería totalmente injusto por mi parte si no fuera compartido sin protagonismo alguno. En concreto, si no fuera compartido además de con todos los campaneros y aquellos que han hecho posible los toques - desde el que abre la puerta del campanario, hasta el que en una junta de asociación dio su visto bueno a la participación y el que registró imagen y sonido, sin olvidar a los medios de comunicación que han registrado el hecho y dado noticia divulgándolo - con otros amigos y aficionados a las tradiciones y al entorno de las campanas que, tanto y en tan reducidísimo tiempo, se han implicado en el asunto a modo de coordinadores ocasionales y vocacionales, auténticos "enredabailes" entrañables del resto. Como, entre otros de modo destacado, Melchor Moreno - alrededor del germen inicial de Santa Marina de Torre -, Paz - de raices maragatas, desde Hispania Nostra- los omañeses Luis Arias, Chelo Fernández, Loli Rodil y José Mª Hidalgo; Amador Pinos y el Ayto. de VIllarejo de Órbigo; el de Encinedo y su alcalde - desde el campanario de La Baña, con ayuda de su boticario -, el Sobarribeño Antonio Barreñada; Bodega en Fresno, Oscar Herrero Holguera - cofradía de la Expiración y el Silencio -, Hermenegildo López- por la cofradía del Milagroso Pendón y artífice de la inclusión de San Isidoro en el proyecto -, Paco Figueroa - fundamental junto a los terciarios y cofradía del Cristo, en Villafranca -, David "Pacho" - Asociación "La Brusenda" en Felechas - además de los campaneros ilustres de las escuelas de campaneros como Jorge Juan - por la escuela de VIllabante - Pedro Delgado - escuela de Villabalter - y Blas Cubelos - desde su homóloga de Campo, o en tierras zamoranas Joaquín Alonso; Vicente Carbajal - de Sofcaple que se encargó del intento de dinamizar su área de Sahagún -, el cabildo de San Isidoro y las comunidades benedictinas y capuchinos de León, la Catedral de Astorga, Basílica de La Encina, Santuario del Ecce Homo de Bembibre y tantos otros más donde se halla cada pequeño pueblín y campanario además de aquellos que no pudieron sumarse por diverso motivo tras intentarlo. Mil disculpas a los que he olvidado citar.
Gracias a todos y de todos es el mérito pues, con iniciativas como esta y con entsiasmo colectivo al que me he unido, al menos hemos conseguido "como equipo" participar en un objetivo común, sin protagonistas, cada uno aportando lo que ha podido o `para lo que estaba capacitado, que nos ha hecho pasar un buen rato haciendo algo bonito, entrañable y constructivo en lo patrimonial, en nuestro caso, en lo que nos toca como leoneses.


Las campanas de San Isidoro piden ser escuchadas por la Unesco

https://www.facebook.com/leonoticias/videos/1873283216024927/
Repique de campanas desde la Basílica de San Isidoro 


Diferentes campanarios de la provincia, entre los que destaca el de la basílica románica, sonaron al unísono para pedir que su toque manual sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
S. FERNÁNDEZ León
Las campanas de San Isidoro han vuelto a sonar de forma tradicionalpara apoyar la iniciativa de que sea declaradoPatrimonio Inmaterial de la Humanidad el toque manual de campanas, por la Unesco. El recital de repique corrió a cargo de La cofradía del Pendón de San Isidoro y del maestro campanero Jorge de Juan Fernández.








Más información

  •  Toque simultáneo de las campanas de todo Villarejo para convertir el repique manual en Patrimonio Inmaterial
  • Ha sido a partir de las 12.00 horas de este sábado 21 de abril, cuando ha comenzado la interpretación de diferentes melodías para dar voz a este proyectoAl unísono en numeroso puntos de la provincia, asociaciones, colectivos, instituciones, escuelas de campaneros, de índole laica y religiosa como cofradías, templos de todo género y centros eclesiásticos, juntas vecinales, además de particulares anónimos encargados habitual u ocasionalmente de las tareas del tañido en casi todas las comarcas provinciales han atendido también a esta invitación.

Bajo el lema «Echamos las campanas al vuelo» el campanero Jorge de Juan Fernández interpretó sonidos inmemoriales de la riqueza cultural y de la variedad de diferentes zonas de la provincia. Este lenguaje ancestralha servido como medio de transmisión de información, dado que gracias a sus sonidos los vecinos conocían si algún vecino había fallecido, o si se había ocasionado un incendio, además de los tradicionales repiques que anunciaban una fiesta, una misa, etc. Jorge de Juan Fernández ofreció una exhibición para todos los leoneses donde explicó las diferentes melodías que se han representado.
Este proyecto, que se ha creado a nivel europero, ha sido promovido por la asociación Hispania Nostra, Campaners d'Albaida y el Museo Internacional del Toque Manual de Campanas, con motivo de que 2018 ha sido declarado Año Europeo del Patrimonio Cultural por la Unión Europea.


SoCIEDAD

Campanas al vuelo para resonar en la Unesco

Zamora, Palencia y León participan en la iniciativa europea para hacer que el tañido de las campanas sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

M. A.
Actualizado:




Toque de campanas en Argusino (Zamora) - ABC
En muchas localidades de Castilla y León siguen marcando avisos importantes y marcan las horas para los vecinos desde las torres más altas. Muchas han pasado ya a funcionar con un dispositivo electrónico y automático, pero, en algunas zonas, las campanas siguen tocándose a mano como hace años.
Para defender esta tradición y su particular sonido, a las doce de la mañana de este sábado decenas de campanarios de Castilla y Leónse han unido a otros mil de todo el continente europeo con una misma misión, que el tañido de sus campanas y su tradicional sonido sea reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco

En la provincia de León, han sido alrededor de cuarenta los campanarios los que han participado en esta iniciativa impulsada por Hispania Nostra, mientras que en Zamora, organizados por su asociación de campaneros, han sido catorce las localidades que han participado.
Las campanas de la provincia zamorana se han unido para, en su caso, lanzar además un importante mensaje: el riesgo de despoblación de muchos municipios de la zona. Y es que, aunque han sonado desde la capital, también pequeños pueblos se han sumado para dar la voz de alarma sobre su situación. 

Así, las campanas han repicado en Otero de Sariegos, una localidad de la reserva natural de las Lagunas de Villafáfila en el que sólo hay censado un vecino, pero también en la ermita de la Santa Cruz construida al pie del embalse de Almendra por los descendientes deldesaparecido pueblo de Argusino, que quedó anegado por las aguas al construirse el pantano, informa Efe. Es sobre todo en los pueblos donde ha sobrevivido la tradición de tocar las campanas. Por eso, si desaparecen, difícilmente podrá mantenerse vivo su sonido, han alertado.  La catedral de Palencia también se ha unido en esta defensa del sonido de las campanas para que formen parte del Patrimonio de la Humanidad.

ZAMORA

Tierra de Campos Celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural

Los ecos de Otero de Sariegos

Las campanas de la iglesia de este despoblado vuelven a sonar por un día de la mano de Joaquín Alonso, de 80 años, que fue uno de los últimos monaguillos de la parroquia

73 años habían pasado desde la última vez que Joaquín Alonso Martín subió las mismas escaleras de caracol, pero al llegar al último escalón y abrir la trampilla sobre su cabeza pudo comprobar que todo permanecía tal y como lo había dejado entonces, a sus siete años. La campana "María y José" tenía la misma "mordida" debajo del labio y la misma cicatriz refundida en la izquierda, tiró del badajo y volvió a escuchar ese sonido de lata, "no es la mejor, pero suena exactamente igual", pensó en voz alta el campanero. Del otro lado colgaba de un yugo totalmente artesanal, entera, la Santa María, y bajo sus pies ese sutil crujido de la madera acompañaba sus pasos.
Lo que sí había cambiado era el paisaje a los pies de la iglesia. Donde antes había chimeneas humeantes ahora hay tejados derruidos, escombreras o solares yermos, y las calles de Otero de Sariegos comienzan a desdibujarse. El pueblo perdió a sus dos últimos residentes a principios del siglo XXI y desde entonces ha ido perdiendo la forma, pero ayer se volvería a llenar de vida. Algunos de los últimos hombres y mujeres que nacieron en esta aldea enclavada en el corazón de las salinas hoy vuelven, desde Villafáfila o desde Villarrín, para escuchar a Joaquín tañer las campanas de la iglesia de su pueblo, dedicada a san Martín de Tours. Todos pasan de los 50 años y vienen con sus hijos y nietos, que no han crecido allí pero llevan la sangre de Otero en las venas. Lo de ayer servía de excusa para enseñarles, una vez más, la tierra de sus raíces, "el pueblo roto", como lo llaman algunos de los más pequeños. El pueblo roto es en realidad un pueblo absorbido por sus dos localidades vecinas, a donde poco a poco se fue mudando la gente a lo largo de la segunda mitad del siglo XX porque en Otero de Sariegos no había comercios, ni médico, ni farmacia, y no pasaba la carretera.
Ya en 1.945, cuando en España había más curas que iglesias y misa diaria en casi todas, en Otero carecían de párroco y era un cura de Villarrín, Arcadio Flórez, el que iba en bicicleta hasta Otero para oficiar las eucaristías. Su monaguillo era Joaquín Alonso Martín, que le acompañaba los domingos subido en la misma bici y aprendió a tocar las campanas para llamar a misa a los vecinos de Otero mientras don Arcadio se preparaba en la sacristía. Lo hizo hasta que cumplió los siete años y marchó a estudiar al seminario de Astorga.
Ayer, a sus 80 años, volvía a tocar las mismas campanas con motivo de la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, que campaneros de todo el continente quieren aprovechar para solicitar a la Unesco la declaración de los toques manuales de campana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Más de 1.400 campanarios de toda Europa sonaron a la vez, ayer al mediodía, para avalar la candidatura. En esta provincia fueron 36 las iglesias que se sumaron a la iniciativa gracias al trabajo de la Asociación de Campaneros de Zamora, de la que Joaquín es uno de sus miembros con más larga trayectoria. En 1986 fundó en la provincia de León, donde reside, la Escuela de Campaneros de Villavante, y ha inculcado en decenas de niños leoneses el amor por las campanas, también ha exhibido su destreza con los badajos en múltiples localidades de Castilla y León, algunas tan emblemáticas como Urueña o Castrillo de los Polvazares, en el Teatro Principal de Palencia, o frente a los miles de moteros de la concentración "Pingüinos" de Valladolid, y ya son varias las televisiones que han inmortalizado sus repiques en diferentes reportajes y programas. Todavía coge el coche cada domingo para ir a tocar las campanas de Veguellina de Órbigo, pero ayer ofrecía su concierto para los descendientes de Otero de Sariegos, acompañado de otro experimentado campanero, Juan José Cid, de Burganes de Valverde.
La Asociación de Campaneros de Zamora quiso llevar esta iniciativa de toda Europa a los pueblos más pequeños de la provincia para que la fiesta de las campanas fuera también una llamada de atención contra la despoblación, cuyo ejemplo más precoz, y quizás el más sangrante hasta la fecha, sea el de Otero de Sariegos.
Las campanas también llamaron a luchar contra la despoblación desde la ermita de Argusino, en Sayago, o desde Villarino de Cebal, en Aliste, donde habitualmente viven tres vecinos y ayer varias decenas de personas se concentraron para escuchar los toques manuales. Además, la iniciativa servía de excusa para montar un día de fiesta en estas localidades tan pequeñas, y en este sentido fue todo un éxito, con festejos por todo lo alto como el celebrado en Castillo de Alba o refrescos más modestos como el que ofrecieron en Otero de Sariegos dos mujeres de Villarrín, Isabel y Esperanza.
La asociación habían preparado conciertos simultáneos en 14 torres distribuidas por 12 localidades de Zamora, pero más gente respondió a su llamada y al final fueron 36 los campanarios que repicaron al unísono contra la despoblación y por el reconocimiento de la Unesco: 
Argusino, Bamba del Vino, Castillo de Alba, Fontanillas de Castro, Fuentesaúco, Otero de Sariegos, Pajares de la Lampreana, Puebla de Sanabria, San Román del Valle, Sejas de Sanabria, Villanázar, Villarino de Cebal, Samir de los Caños, Torres del Carrizal, Cerecinos del Carrizal, Domez de Alba, Carbajales de Alba, Manzanal del Barco, Camarzana de Tera, Villaveza del Agua, Torregamones, Morales de Toro, Villalonso, Villardondiego, Rozas, Andavías, Santibáñez de Tera, Pinilla de Toro, Vezdemarbán, Revellinos de Campos, la iglesia de San Julián de los Caballeros en la ciudad de Toro y las de San Atilano, Santa María de la Horta, San Antolín y San Claudio de Olivares en la ciudad de Zamora. 
En todas ellas se han grabado pequeños vídeos que la Fundación Hispania Nostra juntará a los del resto de España para elaborar un reportaje que avale la candidatura ante la Unesco.

Grupo Fórmula V, "Campanas de la Catedral"